sábado, 12 de febrero de 2011

NOMBRES DE JESUCRISTO EN LA BIBLIA (15)

         ¿QUIEN ES JESÚS?   Hebreos 10:30 "Pues conocemos al que dijo: «Mía es la venganza, yo daré el pago» dice el Señor. Y otra vez: «El Señor juzgará a su pueblo»".

            JESÚS es el VENGADOR. Su vida la entrego en precio por nuestro rescate, cancelando la deuda de todos nuestros pecados.  Ahora  nosotros somos  "Sus hermanos y hermanas compartiendo su propia herencia en los cielos".
           Él nos dice.... Cuando alguien os hiera  no respondáis de la misma manera, echad la herida sobre mi para que yo la sane. Poned en mis manos a quien os ha herido; orad por él, o ella,  para que sea perdonado. Decid en vuestra oración:  "Padre perdónale, porque no sabe que el primero a quien esta hiriendo es a Ti.
           Este tipo de oración es la que pone en acción Mi poder para trabajar en su vida, y  para atraerle hacia mí. Mi única motivación es que todos los hombres vengan al conocimiento de la Verdad, y experimenten mi amor y mi poder en todo su ser.
            Como creyentes en Cristo aprendamos del Maestro quien nos dejó  un claro ejemplo para que sigamos sus pisadas, y tengamos en cuenta que su Palabra nos dice quien tiene la autoridad de juzgar y de dar el pago, es El.
             Si aun no has experimentado el perdón y el amor de Dios en tu vida, no dudes en acudir a quien vino a este mundo para que puedas comenzar una nueva etapa de paz y felicidad, con la persona que es: "El Único Camino, la Única Verdad y la Única Vida" JESUCRISTO.

Samuel Arnoso

martes, 8 de febrero de 2011

NOMBRES DE JESUCRISTO EN LA BIBLIA (14)

¿QUIEN ES JESÚS?  Mateo 3:10  " Ya esta el hacha preparada para cortar de raíz los árboles, y todo árbol que no de buen fruto será cortado y arrojado al fuego"
          JESÚS es el HACHA. Su palabra nos poda y nos  limpia de todo aquello que nos impide vivir la nueva vida en El.
          Él habla a nuestros corazones y nos dice: Yo no me deleito en haceros sufrir al tener que hacer la poda en vuestras vidas. Como un cirujano yo cuidadosamente extirpo de vuestras vidas todo aquello que a modo de un cáncer puede llevaros a la muerte. De esta manera  yo sano vuestras heridas para que el  fruto de vuestras vidas sea agradable a los ojos de Dios.
          Permitid hoy que vuestros vecinos, y todas las personas con las cuales os relaciones,  puedan observar en vosotros el amor, el gozo, la  paz, la paciencia, la bondad, la fe, la mansedumbre y el autodominio, como fruto del Espíritu Santo en vuestras vidas.


Samuel Arnoso