sábado, 4 de septiembre de 2010

LLAMADOS A DEFINIRNOS

            Os preguntaréis como puedo reflexionar desde Járisma, pues bien porque "Járisma" es el nombre que hemos dado, muy conscientes de ello, a la casita que con tanto esfuerzo y sacrificio hemos podido construir a lo largo de muchos años mi querida esposa que ya esta al lado del Señor desde el 30 de Noviembre de 2008 y un servidor, pero que desde el príncipio consideramos por varias razones que era "un regalo de nuestro Padre celestial", Por eso le llamamos "Járisma" que traducido al castellano es "Don o Regalo de Dios". Desde este nido intentare compartir algunos pensamientos.
            Recuerdo un corto cántico que me enseñaron cuando apenas sabía hablar que me lleva a pensar muchas veces, en que medida hoy tiene sentido su contenido ante la manera de vivir y entender hoy el ser "cristiano".
            La letra de aquél "corito" decía lo siguiente: "Una puerta, y una sola lados tiene dos, adentro y afuera ¿Y tu donde estás? Una puerta y una sola lados tiene dos, yo estoy adentro ¿Y tu donde estás?." Aquel corito aprendido de una "fiel Sierva de Dios" que nos enseñaba a amar al Señor Jesucristo sobre todas las cosas,tenía por objeto llevarnos a que de acuerdo a nuestra capacidad pudiésemos saber cual era nuestra situación, DENTRO O FUERA, y una vez conocida nos instaba a definirnos y a tomar la decisión pertinente.
            Es posible que esté equivocado, pero pienso muchas veces si hoy no existen muchos niños y niñas en Cristo que desconocen cual es su situación por falta de una enseñanza al estilo de Cristo, la cual nos interpela para que nos situemos y nos definamos, como lo hacía aquel corito que hoy perdura en mi memoria y corazón.
                        Samuel Arnoso 

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Otros comentarán después, podrán ser más o menos acertados, pero ya no podrán ser el primero ;-)

    En la salvación y también en todos los ámbitos de nuestra vida nueva en Cristo no podemos contemporizar ni mantenernos en una eterna postura de "equilibrio". Así lo único que haremos será pretender disfrazar nuestra falta de decisión o nuestro miedo ante las implicaciones y responsabilidades que, sin duda alguna, conlleva nuestra decisión de "estar dentro".

    ResponderEliminar
  3. Seguiremos tus reflexiones.
    Un abrazo,
    Ignacio Simal

    ResponderEliminar